Parque de La Hoya Almería iluminación

La Alcazaba de Almería resalta su belleza con la nueva iluminación del Parque de la Hoya

La recta final de las obras, que acometen en UTE Jarquil y Copsa, corona un nuevo hito con la instalación de una iluminación sostenible y funcional, adecuada a la singularidad del entorno patrimonial y natural

La Alcazaba de Almería luce, desde hace unas horas, como no lo ha hecho antes hasta ahora. Y es que el entorno de La Hoya, ahora Jardines del Mediterráneo, se ha convertido en el complemento perfecto para resaltar sus valores históricos, culturales y arquitectónicos, a través de una iluminación sostenible y funcional, que acentúa la singularidad de este entorno patrimonial y natural.

Las obras, promovidas por el Ayuntamiento de Almería y ejecutadas por la UTE integrada por JARQUIL y COPSA, tienen por fin la transformación integral y ambiental-paisajística de un espacio de más de 42.000 metros cuadrados, que recibió en el día de ayer la visita de la alcaldesa de Almería, María del Mar Vázquez, y la concejala de Urbanismo y Vivienda, Eloísa Cabrera, con ocasión de las primeras pruebas de iluminación.

Parque de La Hoya en Almería iluminación

El resultado de las mismas fue espectacular, tal y como pudieron comprobar in situ los asistentes, en un encuentro que contó también con la presencia de los responsables del proyecto, los arquitectos Juan Antonio Sánchez y Vincent Morales, así como técnicos municipales y representantes de las constructoras.

Por parte de JARQUIL acudieron Álvaro García Gascón, jefe de obra, así como Carlos Collado Granados, Director de Operaciones. Ambos se mostraron satisfechos con
el avance de los trabajos, de los que ensalzaron no sólo sus indiscutibles valores estéticos, sino también medioambientales: “La sostenibilidad es una de las señas de identidad de la forma de trabajar de Jarquil y, en este sentido, nos sentimos especialmente orgullosos de poder participar en la ejecución de un proyecto tan sensible con estas cuestiones”, destacó Collado.

235 balizas, 134 luminarias y 59 bancos con iluminación

El Parque de la Hoya cuenta en total con 235 balizas, 134 luminarias empotradas en barandillas y 59 bancos con iluminación. El alumbrado público de La Hoya, abrazado por La Alcazaba, la Muralla de Jayrán y el Cerro de San Cristóbal, se ha diseñado para dotar de una adecuada iluminación al parque en horas nocturnas, adaptada al entorno; un alumbrado específico, adecuado a la singularidad del lugar, que cumple además con la funcionalidad que se le exige.

En este sentido, los redactores del proyecto subrayan su carácter «ambiental», evidente en la distribución de la luz de una tonalidad cálida que proporcione al usuario la información suficiente para percibir el entorno, como apoyo esencial a su circulación y a la individuación de las zonas de estancia. Un concepto, el de ambiental, que se extiende, además, a lo medioambiental, puesto que la Hoya, como gran parte de la ciudad de Almería, se encuentra en el ámbito de influencia del observatorio de Calar Alto y, por lo tanto, se hace necesario extremar la contaminación lumínica para proteger el valioso cielo nocturno del mediterráneo almeriense.

La solución adoptada consiste en una iluminación por balizamiento a una altura de entre los 20 y 95 centímetros del suelo, aproximadamente, distribuida a intervalos semirregulares, para maximizar la inter-distancia y mantener la coherencia con los recorridos. De esta forma, se distinguen tres grupos de elementos: iluminación por balizas, iluminación integrada en barandillas, iluminación integrada en bancos.

Se ha seguido, asimismo, un cuidado proceso de diseño para la elección de las balizas, limitando su altura y definiendo una forma y un color que hacen que se integren en el conjunto de los elementos del parque de manera natural. De hecho, durante el proceso de obra, se facilitaron muestras de la arena del lugar a las empresas fabricantes para adecuar y personalizar el color de estas a los tonos de la Hoya.

Una de las variables para la elección de los bancos ha sido la posibilidad de integrar en ellos una iluminación igualmente baja e indirecta. Y el diseño de las barandillas responde también a la necesidad de procurar una señalización mediante su alumbrado de los recorridos principales del parque durante las horas nocturnas.

Publicaciones Similares